Familia Martín

Mayo de 2016

Madrid - España

Os puedo asegurar que después de cada una de mis sesiones, cuento los minutos para llegar a casa, descargar las imágenes y ver el resultado; Pero muchas veces por volumen de trabajo, o porque he aprendido que para tener un ojo más crítico y poder hacer una selección mas objetiva de estas, me resulta mejor dejarlas reposar un par de días y luego sí, ponerme al ataque con la edición. Pero hoy os tengo que confesar que esta sesión que os quiero enseñar no ha sido el caso. Recién llegada de Madrid, con las maletas todavía sin desempacar y un montón de ropa sucia por lavar, no me aguante las ganas de ver que había resultado de aquella mezcla tan singular,  aire fresco de mañana primaveral madrileña, cielo azul, sol brillante, mi cámara… y lo más importante, una pareja de madre e hijo ¡¡ESPECTACULAR…!!

Son Esther y Kalab, los conozco desde hace varios años y cuando me contactaron dí un saltito de alegría. Esther es una madre de esas que siempre tienen una sonrisa en la boca y una palabra bonita para su pequeño; Kalab es un chico noble un poco más serio que su madre, pero que si se trata de que ella este feliz, se deja hacer las fotos que hagan falta, sin importar que este en plena pre-adolescencia, hasta llegar al punto de disfrutar y terminar posando con sus gafas de sol y su perfil más “macarrilla”.

Cada vez que me reencuentro con esta pareja me maravillo al ver como dos almas tan distintas han venido a este mundo a complementarse de una manera tan perfecta. Son lindos por dentro y por fuera y mi cámara y yo hemos sido muy afortunadas al ser testigos de la complicidad y el amor que esta madre y este hijo sienten el uno por el otro. Gracias chicos por este regalo, por subiros a todos los palos, por hacer todas las chorradas que os pedí, por escogerme a mi y por hacer de esta sesión una aventura profesional.

Sois unos artistas de la vida, me ha encantado volver a veros, ¡¡ Os esperamos por Mura, lo antes posible!!